Anemia Ferropénica

30, septiembre | Nutrición & Salud | Sin comentarios
Anemia Ferropénica

El hierro es un mineral que está en todas las células del organismo y que desarrolla numerosas funciones vitales. Un desequilibrio, sea por déficit o por sobrecarga de este oligoelemento, puede afectar a múltiples órganos. La anemia por insuficiencia de hierro o anemia ferropénica puede estar motivada por la no absorción de hierro en el tracto digestivo, por sangrado crónico o por un insuficiente aporte en la dieta  (causa mas común). 

Los bebés, los adolescentes, las mujeres en edad fértil, embarazadas o lactantes o quienes siguen dietas hipocalóricas estrictas son los principales grupos de población con riesgo de falta de riesgo.

Aunque el tratamiento principal de la anemia ferropénica es la administración oral de hierro, también es recomendable aumentar la ingesta de alimentos ricos en este nutriente y asegurar su máxima absorción.

Ante anemia ferropénica es posible que el médico recomiende seguir una dieta específica y suplementos de hierro. Con estos suplementos, hay que tener en cuenta dos consideraciones: tomarlos entre las comidas con el estómago vacío o acompañados de zumo de naranja, ya que la vitamina C aumenta su absorción. En cuanto a la dieta, hay considerar que no solo es importante la cantidad de hierro que contiene cada alimento, sino la cantidad que el organismo es capaz de absorber.

El hierro que proviene de la alimentación puede ser de dos formas: de origen animal (hemo) o vegetal (no hemo). El que mejor se absorbe es el primero, que contienen las carnes rojas y blancas, el hígado, algunos pescados como la sardina, merluza o rape; algunos crustáceos como los berberechos y mejillones; y la yema de huevo. En el reino vegetal, entre los alimentos más ricos en hierro están las verduras de hoja (espinacas, acelgas), las legumbres y los frutos secos (sobre todo pistachos y pipas de girasol).

Otro punto fundamental en la dieta para el tratamiento dietético de la anemia es la Vit C, que se encuentra en cítricos como naranjas, mandarinas, kiwi, pomelo y fresas, tomates, pimiento y perejil. La vitamina C o ácido ascórbico aumenta la absorción orgánica del hierro que proviene de los alimentos.

Consejos facilitados por la Fundación Española del Corazón:

  1. En un mismo plato, combinar carne o pescado con un alimento vegetal rico en hierro.
  2. Agregar perejil y limón exprimido como aliño a verduras, carnes y pescado.
  3. Comer de postre frutas frescas cítricas.
  4. Disminuir el consumo de café, té, vino y vinagre.
  5. No abusar del pan integral, salvado y cereales integrales. Limitar el uso de suplementos de fibra.
  6. En la dieta, debe incluirse siempre algún tipo de carne (sobre todo ternera y cordero), almejas, mejillones, legumbres, frutos secos y verduras de hoja verde.
  7. Separar la ingesta de lácteos de las comidas principales ricas en hierro.
Listado de posts

Escribir comentario

Captcha

Miguel Vergara | 2017